En esta finca se rehabilitan tres espacios: la fachada principal, el patio de luces y la cubierta.

Empezando por la fachada principal, una vez se han repicado las zonas inestables y extraído el remate de tribunado, se restituye la fachada y se limpia, en su totalidad, con una máquina hidroneumática mediante presión de agua. Finalizado este proceso, se pinta y se lija para dejarla en perfectas condiciones.

Los trabajos realizados en el patio de luces consisten en un repicado de las zonas fisuradas del revestimiento y la posterior extracción de los bajantes de fibrocemento existentes. Además, se sanean las grietas y se recompone el revestimiento del patio mediante la aplicación de un enfroscado y revoco de mortero de cemento portland.

Y por último, en la cubierta se recompone el tabique del cuarto de poleas del ascensor tras haberlo demolido previamente. Se coloca un nuevo remate y se le aplican dos manos de pintura al poliolite. El último paso es lijar la zona trabajada.